Historia

Ubicada entre las milenarias y angostas calles del corazón de Córdoba, a 180m de la puerta de Álmodovar, otrora “puerta de los nogales” y a 450m de la majestuosa Mezquita-Catedral Aljama, esta casa-patio que data del S. XVI abre sus puertas y ofrece una experiencia inolvidable: alojarse en un maravilloso ejemplo arquitectónico, edificio protegido que forma parte del casco histórico de Córdoba, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que se sitúa entre los de mayor superficie de todo el viejo continente.

El conjunto arquitectónico, que denominamos ¨Patios del Orfebre” hace referencia al maravilloso arte que impulsó la ciudad, haciendo conocido su nombre incluso en las remotas tierras del continente austral, gracias a las exquisitas piezas creadas por las manos de tan nobles artesanos y que hasta allí fueron exportadas. Un arte que hunde sus raíces en las diferentes culturas que convivieron durante la extensa historia de nuestra urbe y que dejaron profunda huella en las tradiciones y la idiosincrasia de las gentes que pueblan esta irrepetible ciudad. Arte, que una vez tuvo lugar entre los muros y estancias de los Patios del Orfebre, en talleres dedicados a tal efecto.

Muros de época romana y califal sustentan los cimientos de esta hermosa edificación y son observables y visitables en el mayor de sus patios que integra la puesta en valor de un yacimiento arqueológico. Detalles de la casa original, como solería hidráulica recuperada, tejas de antigua concepción rehabilitadas, vigas de madera reacondicionadas, piezas de forja irrepetibles…, se integran en una deliciosa modernización de espacios y conceptos que convertirán sus estancia en un deleite para los sentidos y una experiencia inolvidable.

En Patios del Orfebre hemos procurado confeccionar una receta llena de ingredientes de la mejor calidad para conseguir el resultado más deseado por nosotros: que su estancia y su descanso sean lo mejor posibles y se encuentrencomo en casa. Patios del Orfebre cuenta con 22 habitaciones, todas ellas diferentes, que ofrecen todo lo necesario, y de alta calidad, para que confort, bienestar y descanso, sean las palabras clave durante su estancia. Todas las habitaciones están equipadas con cerradura electrónica de proximidad, televisión con entrada satélite, secador de pelo, reposamaletas, perchas, y amenities. Tienen baño independiente completo con plato y centro de ducha, lavabo, wc y bidet.

La judería de Córdoba permite seguir un recorrido lleno de encanto y magia que va descubriendo a su paso rincones que guardan intacta la memoria medieval de la ciudad de las tres culturas. La calle Judíos, donde se suceden la sinagoga, la casa de Sefarad, el zoco y la plaza Tiberiades, constituye el núcleo esencial de una visita que reconstruye a la perfección la historia de la comunidad en la que nació un personaje de proyección universal como Maimónides. Junto con la declaración de la ciudad brillante Madinat Al-Zahra, Medina Azahara, como patrimonio mundial, Córdoba se sitúa como la única ciudad del mundo en poseer cuatro declaraciones de patrimonio por la UNESCO.